Saltar navegación e ir al contenido principal

Detalle

Garnica Plywood: El contrachapado de chopo como elemento de innovación

23/09/2015

Desde la creación de Garnica Plywood hace 75 años la compañía ha ido desarrollando nuevas e innovadoras formas de tratar la madera de chopo. El objetivo ha sido siempre conseguir un mejor producto que se adapte a las necesidades de los clientes.

De una producción que comenzó siendo artesanal se ha ido pasando a un sistema de fabricación que incorpora las más modernas técnicas y herramientas. Hoy en día el Grupo cuenta con cinco plantas productivas y más de 600 empleados que procesan 200.000 metros cúbicos de madera cada año. Todo esto no sería posible si no se innovase constantemente en productos y metodología, tal y como dice el propio eslogan de la compañía: “innovating sustainable solutions”.

El departamento de i+d+i de la empresa investiga constantemente en conseguir unos tableros más resistentes, más ligeros, ignífugos, más maleables y, en definitiva, de más calidad. Y siempre, respetando que la producción sea de la forma más sostenible.

Fruto de este trabajo de innovación ha sido GARNICA BRICK, un panel estructural prefabricado, apto para tabiques, cerramientos, forjados y cubiertas. Se trata de un sistema constructivo premecanizado, de extraordinaria resistencia y ligereza, que permite construir y reformar viviendas y habitáculos en un tiempo récord.

Otro ejemplo de la capacidad de innovar de Garnica Plywood fue la colaboración con Concentrico el festival de arquitectura y diseño celebrado en Logroño en el que la compañía aportó sus tableros para diversas intervenciones de los realizadores que participaron en la muestra.

El festival tenía su objetivo en que a través de la detenida mirada de un grupo de arquitectos y diseñadores se activase la reflexión de los ciudadanos sobre el espacio de la ciudad y las transformaciones que esta ha tenido en los últimos años. En estos trabajos jugaron un papel destacado los contrachapados aportados por Garnica.

Aunque el chopo no solo sirve para fabricar atractivos muebles o para crear espacios arquitectónicos, sino que también es capaz de producir arte y cultura. Así lo ha demostrado Enric Pladevall, un destacado escultor catalán que en su última obra, “Fantasma”, ha utilizado el contrachapado de Garnica Plywood como materia principal para el montaje. Pero, ¿por qué ha elegido precisamente este material?

Según señala él mismo, “por su gran estabilidad, por mantener el mismo grosor en toda la superficie y por la gran fiabilidad a las tensiones y alteraciones”. Sin embargo, las cuestiones puramente tecnológicas no han sido las únicas razones para decantarse por el chopo. A ellas se han unido las estéticas. Y es que este contrachapado le pareció el material más uniforme y blanco en cuanto al color, “cosa que me permitía patinar con gesso y pintura acrílica toda la superficie, acentuando al máximo este carácter etéreo”.

Así pues, y como se ve en estos ejemplos, el contrachapado de chopo puede ser un elemento que permite innovar y que, además de servir para numerosas aplicaciones prácticas, puede ser un interesante material para uso decorativo y artístico.

Compartir